Sentencia de muerte de las editoriales: el ebook

Las editoriales apuestan por el libro electrónico. En 2011, ya el 50% de sus fondos estarán digitalizados.

Hay que adaptarse o morir. O al menos, de morir, luchar hasta el final.

Todo va a cambiar es el título del libro de Enrique Dans que en nada y menos (el día 4 de marzo) saldrá a la venta en España. Quede claro desde ya que yo no me pierdo mi ejemplar por nada del mundo. Un libro en el que habla el profesor del IE de que los cambios son inevitables.

Uno de los inevitables es el de la conversión a formato digital de la información impresa. De hecho, un cambio que ya se ha venido produciendo de facto durante los últimos años. No hay más que echar un vistazo a las redes p2p, o a Scridb para darnos cuenta de que lo que digo no es ninguna exageración. El cambio ya se está produciendo.

Ante esto, las editoriales españolas han apostado por adaptarse al cambio, y tomar la iniciativa de digitalizar sus fondos bibliográficos. El 50% para el año próximo. No se apuren. Será más. De hecho, ya existen bastantes títulos digitalizados.

Ante esto, jm, un usuario de Expansion se lamentaba porque el cambio va a enterrar a las editoriales debido a la piratería. Aparte de recordarle que el libre intercambio de información sin ánimo de lucro no es delito, merece la pena ver cómo el comentario de este usuario termina con un lamento: Están firmando su sentencia de muerte… Pero acaso ¿pueden hacer otra cosa?

De hecho, es posible que tenga razón. Pero justamente eso es lo que un Schumpeter con mucho estilo dio en llamar la “destrucción creativa”: La constante transformación del modelo productivo destruyendo unos negocios obsoletos y sustituyéndolos por otros que satisfagan las necesidades reales de los demandantes. ¡Una gozada de espectáculo! visto desde fuera; y, todo un drama de familias que se van al paro y de tiempos de reajustes de mercados labarales, que no hará falta que diga que de bonito no tiene nada para el que le toca padecerlos. Pero, efectivamente, es lo que hay. El que no se adapta, muere.

Pero hay más. No todo es negativo.

En medio de este cambio constante y vertiginoso, el mundo genera nuevos modelos de negocio y nuevas fórmulas de éxito. En 2006 les contaba en una versión anterior de este blog que el futuro de la distribución multimedia podría pasar por incrustar la publicidad en el contenido. Dicho y hecho: Hoy Spotify es un claro ejemplo de exito. Quede bien claro desde ahora mismo que yo creo que esta fórmula tiene muchísimo recorrido y más aún en el vídeo, donde está apenas sin explorar.

Las editoriales tendrán que cambiar. El contenido se difundirá por la red y muy probablemente sin ningún coste para el usuario. Sobre todo, cierto tipo de contenido. Leerse un libro de texto fotocopiado nunca ha supuesto mayor problema para la inmensa mayoría de las personas. Leerse una novela encanutillada… Pierde mucho glamour… Claro que a este respecto las copisterías podrían ayudar de alguna forma…

Pero leerse en una pantalla cualquiera de ellos… Todo es cuestión de acostumbrarse.

El negocio de las editoriales es como cualquier otro negocio de distribución de contenidos en unos tiempos en que el mayor distribuidor es Internet: Un negocio obsoleto con urgentes necesidades de liderar el uso de las nuevas herramientas.

Pero no todo está perdido. Una fórmula similar a la que le ha servido a Spotify, le puede servir a las editoriales. Y hay más posibilidades, pero… Tampoco hay que contarlo todo…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo e-business, ebook, internet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s