Archivo de la categoría: seguridad

Facebook te ayuda a proteger tu privacidad

¿Será que han leído mi opinión sobre la estratificación digital? No creo, pero realmente está bien que los chicos de Palo Alto se hayan preocupado por ayudar a todos los feisbuqueros de las posibilidades de configuración de su privacidad y de las medidas de seguridad (policía incluida) de las que dispone la red.

Esto se venía echando en falta y empezaba a ser un riesgo, de hecho ya estaban empezando a aparecer aplicaciones de terceros para decirte cómo estaba tu nivel de seguridad y cómo mejorarlo. Algo que tenía el peligro de convertirse en una ventana indiscreta cuando no directamente envenenada.

Toda la información sobre la seguridad de Facebook, en su página web.

Por supuesto, la información es muy útil, pero no precisamente muy objetiva. Por ejemplo, fails de traducción aparte, Facebook recomienda que las ideas políticas se compartan con los amigos de los amigos. Bueno, esta recomendación podría ser discutible.

En cualquier caso, aunque leer la Política de Privacidad le quitará el sueño a más de uno pensando en todo lo que Facebook y terceras partes saben a estas alturas sobre él, yo lo recomiendo. Está todo en español, y aclara muy bien, con todo lujo de detalles, lo que hace y lo que no hace Facebook con nuestra información y nos recuerda lo que hacemos nosotros con ella; y también es bueno recordarlo porque la privacidad en Facebook tiene dos protagonistas: Uno, Facebook, por supuesto; el otro, nosotros.

Deja un comentario

Archivado bajo Facebook, internet, seguridad

El caso Cisjordania: La culpa no es de Facebook

El Ejército israelí se vio obligado a cancelar hace varias semanas una operación de detenciones en Cisjordania después de que un soldado de una unidad de elite de los Cuerpos de Artillería anticipase el despliegue en una actualización de su Facebook,[…]

Esta noticia me cogía por sorpresa esta mañana en plena conversación. Como no, en seguida salió el intelectual de medio pelo a decir que la culpa es de la tecnología y que Facebook tiene una responsabilidad sobre lo que dicen sus usuarios en su Site.

¿Eh?

Este mismo tema se viene repitiendo de forma inmisericorde casi a diario en todas las esquinas de Internet. El responsable de una web lo es de todo lo que se diga en ella. ¿Cómo no? Al fin y al cabo es el medio de difusión…. Y es aquí cuando llega mi perplejidad. ¿A que a ustedes no se les ocurre culpar a los terminales de que un grupo de ladrones orquesten su fechoría vía telefónica?

¿Entonces por qué culpar al medio cuando el medio es Internet?

¿Qué pasa? ¿Que entonces nadie tiene la culpa de lo que ha sucedido?

Por supuesto que alguien tiene la culpa: El soldado que lo ha contado. Al que espero alguien tenga la sensatesz de aplicarle las medidas disciplinarias correspondientes.

En el subconsciente colectivo seguimos pensando que necesitamos de alguien que nos proteja de nosotros mismos, pero no es así; ese paternalismo protector que nos defiende de nuestra propia libertad está abocado a extinguirse. Internet es una herramienta, un medio, y un nuevo paradigma de relación entre las personas. Como diría Enrique Dans, no es que todo vaya a cambiar, es que ya está cambiando. Esto también.

Deja un comentario

Archivado bajo Facebook, globalización, internet, libertad, responsabilidad, seguridad

El futuro está en la nube

Todo lo que se pueda hacer, se hará.

En el Estado de la Tecnología actual, es cuestión de tiempo imaginar y crear. Todo se reduce a medios humanos, económicos y tiempo.

De hecho me vino anteayer, una vez más, a la cabeza mientras realizaba unas compras una vieja idea que, por otra parte, tampoco tiene nada de novedosa.

Saben bien que una de las obsesiones de este blogger es el Homo Ciberneticus, que comenzó a esbozarse en las postrimerías del siglo XX y que está empezando a desarrollarse, aunque tímidamente de momento, de manera evidente en el siglo XXI. El Homo Ciberneticus acabará con la hegemonía del Homo Sapiens Sapiens tal como lo conocemos.

Pues bien. Barruntaba yo, mientras miraba los precios de varias cámaras reflex, que un día de estos se terminaría con las tarjetas electrónicas. Es que, lo confieso, no soporto a esos panolis que para comprar 2.5 euros tienen que sacar la tarjeta. Como si les pesaran 2.5 míseros euros en el bolsillo. Y claro, cómo no, el lector no funciona todo lo bien que debiera y no reconoce la tarjeta, luego la firma… Una pelmacería insoportable por una compra cutre…

Así que, me vino a la cabeza una idea recurrente entre mis pensamientos sci-fi: Que el final de las tarjetas electrónicas vendría de la mano de un “chip” insertado en el cuerpo.

Uno coge lo que quiera en la tienda y sale por la puerta con ello. Sin problemas. Un lector factura a través de las señales de los productos y los carga en la cuenta adscrita al chip del cliente. Instantáneo. No hay ni cajeras, ni cajas ni colas de ningún tipo.

Alguien va a comer a un restaurante. Al pasar por la entrada, una señal crea una cuenta en el ordenador. El encargado va anotando la lista de lo servido y ya no hay ni que pedir la cuenta.

El problema viene cuando a uno lo asaltan en la calle. Hasta ahora el dinero era robable. Las tarjetas.. Bueno, siempre te podrían poner en la incómoda situación de teclear un código en el cajero. Pero la tarjeta no eras tu…

Y no es broma lo que les voy a decir: Lo acabarán insertando de serie a todos los humanos. Piénsenlo un instante, verán que es lo lógico.

En todo caso, hoy, ese “chip” ya es tecnológicamente viable y va, como era previsible, mucho más allá de simplemente facilitar las compras. Entre otras cosas, permitirá monitorizar nuestro estado de salud. Con lo que nuestros datos podrán viajar a la red, donde serán tratados por profesionales.

Nuestros datos sanitarios serán objeto de intercambio igual que lo son nuestros perfiles en Facebook o nuestro estado de cuentas para ofertas telefónicas o postales.

Dice NeoTeo que dejando paranoias tipo Gran Hermano al margen. Pues que las deje él. A lo mejor a él le van más las paranoias de otro tipo. ¿El móvil? ¿La navegación por webs? ¿El uso de Fb o Twitter? Pues sí, claro que todos ellas son herramientas con potencial riesgo para nuestra intimidad. Pero es que es un hecho que la estamos perdiendo a pasos agigantados.

Nos estamos socializando tanto que es impensable ahora mismo concebir el futuro de la Humanidad si no es en una inmensa nube de información personal donde la privacidad sólo será una aparencia con la que arrojarnos un manto de seguridad psicológica.

Deja un comentario

Archivado bajo cloud, electronica, globalización, internet, seguridad

La traslúcida seguridad de Internet

Si usted tiene un perfil en una red social lo más seguro es que le haya contado su vida a muchas más personas de las que siquiera imagina.

No quiero asustarle, ni mucho menos. Pero la realidad es que la seguridad de las redes sociales deja bastante que desear. Y no son precisamente las más populares las más seguras. Más bien al contrario.

La seguridad de la información en las redes sociales es un hoax tan grande como las profecías de Nostradamus. Basta un amigo que conoce a un amigo, para que la información circule más allá de lo que pretendíamos. Pero eso no es lo peor.

Cada vez que aceptamos la última aplicación de moda, el sistema registra nuestros datos.

Nos piden permiso, eso sí. Pero o aceptas el registro o te quedas sin aplicación. Y cuando te dicen que van a usar tus datos personales es que quieren coger todos tus datos personales y los de tus amigos.

Facebook lo dice muy clarito, porque aunque no es algo de lo que haga publicidad a golpe de bombo y platillo tampoco lo oculta en su página Declaración de Derechos y Responsabilidades en el apartado 2.3.

Como si los usuarios fuesen leyendo los “acuerdos” de cada vez… Y si uno se va a la página Acerca de la Plataforma, lee en inglés que la aplicación puede acceder a la información tanto propia como de los amigos.

Finalmente, el texto incluye una serie de ejemplos de tipos de datos que puede recoger la Plataforma. No lo copio/pego todo aquí porque es muy extenso. Pero la idea está muy clara con un simple vistazo: Cualquiera. Y para cualquier propósito. Gustos literarios, musicales, edad,… Etc.

Y además, si se ha leído el texto de Acerca de la Plataforma que he enlazado ahora ya sabrá que mientras Facebook se preocupa por la seguridad de la información de sus usuarios y aunque intenta que los demás también lo hagan, bueno pues… digamos que como de esto último no se puede hacer responsable, pues se lava las manos.

Quede claro que no hay nada de inusual en esto. ¿De dónde cree que sacan las empresas que le dan la paliza por teléfono en su propia casa con ofertas y más ofertas y tarjetas que no ha pedido y enciclopedias que no le interesan? Pues de las letras pequeñas de esos contratos que firma sin leer en distintos sitios.

Así que el problema no es Internet, ni es Facebook. Esta es una cuestión de protección de datos que va más allá de Internet y que tiene más que ver con el abuso de las posiciones dominantes que con otra cosa.

En todo caso, el problema que añade Internet a todo esto es la celeridad con la que la información circula por la red y la capacidad de multiplicar las transacciones entre empresas. Nuestros datos potencialmente podrían acabar en cualquier base de datos del mundo en cuestión de segundos.

A todo lo dicho hay muchos ingredientes que añadir, entre los cuales está sin lugar a dudas la defensa ante ataques maliciosos, pero no nos vamos a extender en ello ahora.

Simplemente, recordar lo que ya dije el otro día: Facebook, Ning, Twitter… Podrían convertirse en los nuevos portales de entrada a Internet. De hecho, la amenaza actual de Google o Yahoo ya no son posibles buscadores pequeños que puedan hacer una campaña de penetración agresiva en su mercado sino las redes sociales, cuyo uso aumenta diariamente. Y en las cuales las personas tienen una tendencia natural a desinhibirse y contar sus cosas, adherirse a grupos y socializarse sin pudor. Claro… Hasta que uno se cansa y se encuentra que no hay forma de borrar su perfil… O simplemente abandona sus datos en la red… A su suerte, como si realmente no le importasen…

1 comentario

Archivado bajo Facebook, internet, seguridad, Twitter